jueves, 9 de noviembre de 2017

Que sea lo que sea.

La falsedad de unos brazos que acarician otras almas
La búsqueda de la esencia
Y una vida con ansias de despeñarse.
Una espalda y dos mejillas
Tres besos y cuatro caricias
Un silencio y otro calmante para el pecho
Cinco gritos.
Uno por cada vez que me la jugaste.
Vida a oscuras
Amada soledad.
Que me duela todo lo que me tenga que doler.
Que me abandonen de golpe
todos los que lo harán
cuando menos me lo espere.
No quiero dosificar las decepciones.
No quiero volver
a no querer confiar en nadie nunca más.
Que me descieguen las hostias
Que me arranquen las vendas y la piel a tiras
Que me revivan las pasiones y las ganas de querer.
Quiero memorizar
todas las salidas de los desengaños
Las espaldas que crucen esa puerta
La cobardía de los que se marchen.
Todo a la vez.
Y que no vuelvan.
Que deje de pesarnos
el pasado que llevamos a cuestas,
que alguien lo cargó
sin pedirnos perdón
ni permiso.

Os devuelvo vuestros cristales

que quiero seguir descalza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario